Cursos de Meditación Vipassana en Gujarat

Hasta la fecha, cinco cursos de Vipassana han sido dados en la Cárcel Central de Baroda, en el estado indio de Gujarat. En 1993, el superintendente Jaghuvir L. Vora publicó un libro acerca de estos cursos, en lenguaje Gujarati. Lo que sigue es un extracto de un artículo escrito por el Sr. Vora, llamado "Vipassana y cursos en las cárceles".  

El efecto inmediato de los cursos de Vipassana, en la cárcel central de Baroda, es que las ofensas dentro de la prisión se redujeron gratamente. Ahora, los internos siguen las reglas voluntariamente. Difícilmente surgen problemas de riñas entre los internos, o entre los internos y los miembros de seguridad. La cooperación entre los prisioneros y los guardias también ha mejorado; permitiendo, de esta manera, que la administración de la cárcel se desarrolle sin problemas. Tanto es así, que la atmósfera general de la cárcel se ha vuelto pacífica y libre de tensiones. Debido a que el cumplimiento de la ley y el orden dentro de la cárcel ya no es un problema, la administración puede dedicar más tiempo al bienestar de los internos, de forma natural.

El efecto beneficioso de las reformas se vio acelerado, debido a que los internos han desarrollado una actitud receptiva hacia ellas y de buena gana, han comenzado a participar en muchas actividades. Por ejemplo, muchos internos han comenzado a meditar, por su propia cuenta, cuando son encerrados en sus celdas durante la noche, sin que esto les fuera sugerido. La vida en la cárcel ya no parece carecer de sentido, se ha vuelto llena de espiritualidad. Todos parecen satisfechos y prevalece un ambiente armonioso.

En poco tiempo, los internos han desarrollado un propósito en la vida, mientras que antes buscaban a tientas en la oscuridad. Ésta es la recompensa espiritual de la meditación Vipassana.